viernes, 12 de agosto de 2016

El Reto de Sandra

miércoles, 10 de agosto de 2016

BENEFICIOS DE UNA ALIMENTACIÓN SANA


¡NADA ES IMPOSIBLE. LA ENERGÍA DE LOS VEGANOS NO TIENE LÍMITE!!!

¿QUÉ VENTAJAS TIENE SER VEGANO/A?

        Desde el punto de vista de posibles estudios científicos, no existe información ni estudios suficientes que nos hablen de estos beneficios, no hay muestra lo suficientemente amplia de personas veganas para realizar este tipo de investigaciones, además no todos los veganos siguen la misma alimentación, ni en los momentos actuales hay interés por investigaciones en este tema.



Las personas que nos alimentamos de vegetales sí podemos comentar nuestro día a día. En primer lugar nos mueve un compromiso moral y ético, pensamos que una especie superior no tiene que hacer un uso salvaje de especies inferiores. El término veganismo, fue definido en 1944 por dos autores Elsie Shrigley y Donald Watson, y es un derivado de la palabra "vegetariano", implica algo más que alimentarnos de vegetales, es un estilo de vida en el que no se utilizan los animales ni de productos que provienen de ellos.

Beneficios de los alimentos vegetales

      En mi opinión existe una tendencia natural en las personas a alimentarnos de vegetales. Si encerramos a un niño pequeño con una zanahoria y un pollito, el niño tiende a comerse la zanahoria antes que el pollito.

Una vez tomada la decisión de alimentarnos de vegetales, empieza a nacer en nosotros un estilo de vida que nos aleja de usar la especie animal en nuestro beneficio. Al comprar ropa buscamos tejidos como algodón, lino, lana y rechazamos la piel. 
Respecto al bienestar que nos produce este tipo de alimentación pasa por sentirnos con gran energía a pesar de no tomar estimulantes (café, té o sustancias psicoactivas), modulamos nuestro apetito y no es solo la voluntad lo que rechaza el consumo de animales, es el propio organismo que se siente satisfecho con la ingesta de vegetales.
La American Dietetic Association, señala beneficios como.
  • Menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
    El riesgo de exceso de colesterol es casi nulo, en una alimentación vegetal. Los alimentos vegetales no tienen colesterol y, además, suelen ser pobres en grasas saturadas. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España en los hombres y la segunda en mujeres.
  • Menor tasa de hipertensión.
    Al disminuir el consumo de sal, disminuye la hipertensión (las sal está muy presente en embutidos y alimentos preparados). Además aumentamos el consumo de minerales como el potasio, etc.
  • Menor tasa de diabetes.
    Debido a una mayor ingesta de carbohidratos complejos en lugar de simples. estos carbohidratos están presentes en: cereales, frutos secos, legumbres.
  • Menor obesidad.
    Los alimentos vegetales suelen tener más fibra (tiene efecto saciante), ser más bajos en calorías -frutas y verduras-, etc.
  • Menor tasa de cáncer (especialmente colón, próstata, pulmón, etc).
    Por la presencia de numerosos antioxidantes en frutas y verduras, más fibra, menor peso corporal, sin consumo de proteínas animales -que incluyen elementos del metabolismo animal como toxinas, etc-.
  • Menor incidencia de osteoporosis.
    Las proteínas animales, por su acidez, producen una alta pérdida ósea. Minerales en frutas y verduras ayudan en el metabolismo óseo.
  • Otros beneficios
    Menor incidencia de: enfermedad renal, estreñimiento, cálculos biliares, demencia, etc.
  • Otros estudios como el China-Cornell-Oxford Project, en el que se estudió los hábitos en alimentación de las poblaciones rurales, donde apenas se consume alimentos de origen animal. La conclusiones que obtuvieron fue, que esta población sufría menos casos de cáncer, osteoporosis. Menos ingesta de grasa y más de fibra. Los niveles de proteínas y minerales eran en todo caso buenos.
Además se asocia favorablemente una menor ingesta de alimentos de origen animal con una mayor longevidad.

Otros riesgos añadidos

Existe riesgo de que la comida procedente de los animales nos trasmita enfermedades. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) estima que al menos del 60% de los patógenos humanos y del 75% de las enfermedades de reciente aparición son enfermedades surgidas de este modo. La tuberculosis, la brucelosis, enfermedades parasitarias internas, etc se transmiten a través del consumo de productos animales.
Alto consumo de antibióticos, que la industrias cárnicas se ven obligadas a utilizar para librar a los animales de las enfermedades que padecen por las condiciones en las que se crían en la ganadería intensiva, hacinados y malviviendo entre sus excremento.
No hay que olvidar tampoco agentes patógenos tan conocidos como la salmonela o el E. Coli, presentes en los residuos de animales y que extienden su contaminación. O la toxoplasmosis, muy conocida por las embarazas.
En el caso de las piscifactorías, tenemos es famoso el caso del anisakis. Pero incluso en el consumo de estos animales es peor aún la ingesta de metales pesados (mercurio, plomo, etc.), causada por la contaminación de ríos, mares y océanos. Estos metales no abandonan nunca el cuerpo y pasan al organismo que se alimente de él. 

Similar caso sucede con la ingesta de animales víctimas de la caza.

Fuentes:
  • Peter Singer. Somos lo que comemos. Paidos Iberica (2009).
  • Blanca Herp. Motivos para ser vegetariano. Oceano Ambar (2008).