miércoles, 14 de septiembre de 2016

BENEFICIOS DE LOS VIAJES

¿A quién no le gusta viajar?

¿Hay algo más sano que visitar lugares bonitos?
Crónica de una visita a París. Fue un puente de mayo y curiosamente ibamos por motivos de trabajo, pero eso no nos impidió disfrutar de la ciudad. el ajetreo era inmenso, de día reuniones con el tintineo constante de oir otras lenguas diferentes al español y en los ratos libres visitar la ciudad. Recorrimos todos los rincones. Subimos a la torre Eiffel, la vimos iluminarse de noche, a las doce en punto, saboreando una copa de champagne e ingiriendo bombones, ¡Maravilloso! 

De testigo esta instantánea
También de día hicimos picnic, allí sentados en el cesped. Otra experiencia inolvidable!!!
Recorrimos los Campos Elíseos y por supuesto paseo en barco por el Sena.
Recuerdo que me impactó la proyección de futuro que tuvieron los arquitectos y constructores del siglo XIX, fueron capaces de construir edificios bajos en amplias calles y avenidas. Estupendo repletas de tiendas de moda y aunque hace algo de tiempo, todavía tengo presentes esas imágenes en mi cabeza.

Otra cosa que también admiré fue la comida francesa, ¡Me gustan como cocinan sus verduras! ¡Sus ricas tablas de quesos que nos ofrecían en todos los lugares que visitamos! ¡Sus barrios y rincones!
¡Estoy deseando volver!